30 C
New York
Tuesday, July 16, 2024

Oro Blanco: Cómo las Salinas en Honduras Sustentan a las Personas y a las Aves Playeras


En la Bahía de San Lorenzo, en Honduras, las salineras proveen oportunidades valiosas para el sustento de generaciones de personas, de aves playeras y de una artesanal y desconocida forma de vida.

Traducido por Jorge Rodríguez y Osvel Hinojosa Huerta. De la edición de Verano de 2024 de la revista Residing Hen. Click on right here to learn this story in English.

“Soy la tercera generación de una familia de producción artesanal de sal en San Lorenzo”, dijo orgullosamente Julia Salazar. Ella es la hija de Julio Salazar, quien ha estado extrayendo sal de esta bahía de la costa del Pacífico hondureño desde 1988 – y nieta de Sabas Nicolas Salazar Molina, quien llegó a la bahía en 1928 atraído por la oportunidad que este precioso mineral proveía.

“Desde niña”, Julia Salazar menciona, “recuerdo despertarme al amanecer y ver la recolección de lo que la gente llama oro blanco”.

A girl with a flower sundress and a camera stands in a muddy field.
Julia Salazar es Becaria de Soluciones Costeras del Laboratorio de Ornitología de Cornell. Foto de Nahún Rodríguez.

En Honduras toda la producción de sal es artesanal, una operación agrícola a pequeña escala realizada principalmente a mano, con trabajadores barriendo estanques poco profundos de agua de mar con escobas para apilar montículos de sal. La región alrededor de la Bahía de San Lorenzo suministra la mayor parte de la sal del país, más del 75% de toda la sal cosechada en Honduras. Pero más allá de las olas del Pacífico y los enormes montículos de oro blanco apilados por los recolectores de sal, Julia Salazar recuerda algo más distintivo de su infancia en la Bahía de San Lorenzo: las aves, en explicit una que conquistó su corazón: la cigüeñuela cuellinegra, conocida como “Soldadito”, bautizada de esa manera porque su forma de caminar se asemeja a la de los soldados cuando marchan.

“Fue esta especie la que más me llamó la atención y me hizo contemplar más a las aves”, dijo, recordando cómo, cuando period niña, quedó fascinada con el comportamiento de los soldaditos que caminaban en busca de comida y anidaban en el pasto salado justo encima de las planicies de las lagunas artificiales dentro de la salinera acquainted.

“Lo que más me interesó fue como tanto el macho como la hembra protegen sus nidos y a sus polluelos”, dijo Salazar, quien hoy es madre de tres hijos. “Me sentí muy identificada con eso”.

Ese vínculo maternal entre Salazar y los soldaditos se ha convertido en el trabajo de su vida, ya que ahora aboga por la protección de estas aves playeras y sus nidos en la Bahía de San Lorenzo. Durante la última década, lidera un esfuerzo interdisciplinario entre empresas y biólogos hondureños para crear conciencia y salvaguardar los bosques de manglares y los humedales intermareales que hacen de esta bahía uno de los ecosistemas marino-costeros más importantes del país. En 2022, la acumulación de datos sobre las concentraciones de aves playeras en la región resultó en la designación del sistema de humedales Punta Condega-Jicarito como un sitio de 45,393 hectáreas de importancia regional en la Purple de Reservas para Aves Playeras del Hemisferio Occidental (RHRAP), el primer sitio de este tipo en toda la región de Honduras.

El viaje de Salazar para ayudar a obtener reconocimiento nacional e internacional para la Bahía de San Lorenzo ha sido complejo, en el que ha integrado desde el turismo hasta la observación de aves y el fomento de un sentido de empoderamiento comunitario entre los productores de sal. Todo esto lo ha hecho con un impulso constante y su visión explicit acerca de las dinámicas de la Bahía.

“Lo que más destaca de ella es su liderazgo”, cube Osvel Hinojosa-Huerta, director del Programa de Soluciones Costeras del Laboratorio de Ornitología de Cornell, al que Salazar se unió en 2023. “Ha logrado reunir a un gran número de productores de sal y ha ayudado a que aprendan sobre las aves playeras y el rol que la producción de sal juega en su conservación”.

A black and white bird with long, pink legs, flies above a lake.
La Cigüeñuela Cuellinegra es conocida localmente como “soldadito”. Foto cortesía de Sal Para La Conservación.

Una Tradición de más de Dos Mil Años

La práctica de cosecha de sal en la Bahía de San Lorenzo se remonta a más de 2,000 años antes de la conquista española, cuando los indígenas Chorotega emigraron de México y se asentaron en lo que hoy es El Salvador, Honduras y Nicaragua. Sus medios de vida, entrelazados profundamente con el flujo y reflujo de las mareas, giraban en torno a la pesca, la tala de manglares y la producción de sal.

Los Chorotega recolectaban sal evaporando el agua de mar mediante ebullición, una práctica que requería talar árboles de mangle para obtener leña y que persistió hasta después de la llegada de los españoles a principios del siglo XVI. Entonces, la sal period importante para la conservación del pescado y la carne. Los españoles también la utilizaban para fabricar su moneda. Las actividades mineras coloniales cerca de Tegucigalpa, la capital de Honduras, requerían sal para el proceso de fusión de plata y oro, lo que impulsó la industria salinera en el Golfo de Fonseca.

La entonces alta demanda salinera exigía la implementación de procesos más efectivos y menos costosos. Al principio del siglo XX, la industria salinera hondureña introdujo como innovación el uso de estanques poco profundos, conocidos como asoleadores, que capturan los rayos del sol para mejorar el proceso de evaporación del agua de mar. Esta innovación no sólo mejoró la calidad y el rendimiento de la sal, sino que también alivió la presión sobre los bosques de manglares y permitió la creación de hábitats alternativos para que las aves playeras caminen y recojan invertebrados acuáticos en los estanques someros donde el agua de mar se evapora. Junto con sus extensas planicies lodosas y estuarios, la Bahía de San Lorenzo hoy en día se considera un hábitat very important de reproducción y una parada clave en la ruta migratoria de las aves playeras.

“El Golfo de Fonseca (en el que se encuentra la Bahía de San Lorenzo) es de gran importancia para una variedad de aves playeras como el playero semipalmeado y el playero diminuto, porque es una zona de descanso y alimentación”, dijo la ecóloga nicaragüense Salvadora Morales, quien es especialista en conservación para la Purple de Reservas para Aves Playeras del Hemisferio Occidental. “Algunas especies como el soldadito incluso la utilizan para reproducirse”, añadió.

En 1999 la Bahía de San Lorenzo y otras seis zonas más del Golfo de Fonseca fueron designadas como un humedal de importancia internacional por la convención Ramsar, en parte debido a las importantes concentraciones de diferentes especies de aves playeras que se realizan en la zona. La declaratoria también reconoce a este sistema como un hábitat esencial para las tortugas carey y golfina, los cocodrilos americanos y los humedales intermareales de manglares que se encuentran en peligro.

“El sitio, en su mayoría conformado por bosques de mangle, es uno de los ecosistemas más importantes del país”, cita la declaratoria oficial del sitio Ramsar número 1000.

A pesar de la declaratoria, la designación como sitio Ramsar no ha sido suficiente para mitigar la vulnerabilidad del golfo a los intereses corporativos nacionales e internacionales, como la expansión del desarrollo agrícola para el cultivo de melones y caña de azúcar y la floreciente industria del camarón. Desde mediados del siglo XX, el Golfo de Fonseca ha perdido aproximadamente la mitad de su cobertura authentic de bosque de humedal.

“El problema está en tener declaraciones de protección sin fondos suficientes para su implementación”, se lamenta Jorge Palma, esposo de Julia Salazar y director técnico de un parque nacional en el centro de Honduras.

Beautiful vsta of a blue-water bay with green islands of land and mountains in the distance.
TLa designación oficial de la Bahía de San Lorenzo como Sitio Ramsar de la convención de humedales de importancia internacional destacó a los manglares intermareales de la región, declarando que son “uno de los ecosistemas más importantes” de toda Honduras. Foto de Jesús Moo Yam.

Las Aves de San Lorenzo Obtienen Atención y los Ecoturistas Toman Nota

Julia Salazar se graduó de la universidad en 2009 y regresó a la granja de sal de su familia, la Salinera Santa Alejandra, con una licenciatura en turismo de la Universidad Tecnológica de Honduras. Durante sus estudios, había adquirido experiencia realizando recorridos para el público y ahora quería compartir con los hondureños la cultura artesanal de las salineras de la Bahía de San Lorenzo.

Comenzó creando el proyecto “Sal para la Conservación“, un recorrido por la granja de sal de su familia, con la misión más amplia de proteger los ecosistemas marino-costeros del sur de Honduras. En su mente, el gran deseo period el de unir a todos los productores de sal de San Lorenzo bajo la bandera de una productividad respetuosa con el medio ambiente.

En 2012, Salazar lanzó una sencilla página de Fb que ofrecía recorridos educativos a cualquiera interesado en aprender sobre la producción de sal y sus beneficios ecológicos. Profesores de escuela y universitarios respondieron de inmediato para inscribirse. Pero pronto, ella comenzó a notar el interés de un tipo diferente de cliente: “Curiosamente, también comenzamos a recibir visitas de observadores de aves, atraídos por la facilidad que las granjas de sal brindan para la observación de aves playeras… turistas de Nicaragua, El Salvador y Honduras, y luego de Estados Unidos y Europa”.

De repente, vio renovado su interés en el ritmo de la marcha de los soldaditos que había observado de niña y empezó a notar pequeños huevos cafés que se asemejaban a rocas en la salinera de su familia a lo largo de las costas de la Bahía de San Lorenzo.

“Descubrí pequeños nidos hechos con caracoles, piedras y ramas que contenían de tres a cuatro huevos custodiados por padres dispuestos a luchar para protegerlos”, dijo Salazar. “Aprendí que siempre anidan antes del inicio de las lluvias en las orillas de las lagunas de las salineras. Por iniciativa propia, comencé a monitorear mensualmente las lagunas en busca de nidos o polluelos”.

Sus observaciones permitieron determinar que los soldaditos también anidan en granjas camaroneras, aunque prefieren las granjas de sal por ser un ambiente más pacífico para criar a sus polluelos: “Hay muchas menos perturbaciones que en otros lugares”.

Four mottled eggs in a nest by the shore of muddy water.
Un nido de Cigüeñuela Cuellinegra en la orilla de un estanque de camarón. Picture by Varinia Sagastume.

Aumenta la Apreciación por las Aves Playeras – y la Importancia Hemisférica de la Bahía de San Lorenzo

Alrededor de 2014, los excursions a la salinera comenzaron a atraer a biólogos de Aves Honduras, una asociación ornitológica sin fines de lucro, que inició censos oficiales anuales de la población de aves playeras en la Bahía de San Lorenzo. Estos datos llamaron la atención de la Purple de Reservas de Aves Playeras del Hemisferio Occidental, una asociación internacional de conservación que busca proteger alrededor de 120 sitios críticos para aves playeras en todo el continente americano.

“Acompañé a un biólogo de Aves Honduras a observar el comportamiento de Himantopus mexicanus (el soldadito) y Anarhynchus wilsonia, conocido como chorlito de Wilson”, recordó Salazar. Estas experiencias marcaron un cambio significativo en su enfoque y pasión por la conservación ambiental. Inicialmente, Julia centró sus esfuerzos en organizar recorridos y promover la producción de sal a través de su proyecto Sal Para La Conservación. Sin embargo, pronto sintió que su papel evolucionaba hacia la recopilación de datos esenciales para comprender cómo las granjas salineras apoyan los hábitats de las aves playeras.

Si bien inicialmente centró sus esfuerzos para Sal Para La Conservación en organizar recorridos y promover la producción de sal, sintió que su papel evolucionó hacia la recopilación de datos esenciales para comprender cómo las granjas de sal apoyan los hábitats de las aves playeras.

Pero primero tendría que persuadir a su padre. Porque, como la gran mayoría de los salineros y camaroneros vecinos de la bahía. Julio Salazar pensaba que las aves eran una amenaza

“Pensábamos que sus excrementos afectaban de alguna manera a la sal”, dijo. Además, también creía que depredaban una parcela de cultivo de camarones que él operaba: “Pensé que se los comían. Entonces solía dispararles con la escopeta”.

Sin inmutarse, Julia Salazar comenzó a promover la observación de aves playeras en los excursions de Sal Para La Conservación. En 2020 sus monitoreos informales de aves en la salinera acquainted la llevaron a ocupar un puesto en la RHRAP, donde se convirtió en especialista en conservación de aves playeras y de sal para el Programa de Rutas Migratorias. Su trabajo se centró en desarrollar una evaluación de la producción de sal orientada a la conservación de las aves playeras, establecer las mejores prácticas de producción de sal respetuosas con este grupo de aves e identificar las amenazas y los beneficios para las aves playeras en los sitios de producción de sal.

Los censos de aves playeras realizados a través de la RHRAP y Aves Honduras en la Bahía de San Lorenzo y sus alrededores arrojaron concentraciones significativas: más de 12,000 playeros occidentales contabilizados en un lugar y otro recuento de 5,000 playeros semipalmeados, un ave identificada como especie de Punto de Inflexión en el informe Estado de las Aves publicado en 2022. (Las especies de punto de inflexión han disminuido un 50% en los últimos 50 años y están en camino de perder otra mitad de su población precise en los próximos 50 años).

Durante la marea alta, uno de los conteos encontró más de 100 ostreros americanos, incluidos algunos con bandas en las patas que indicaban que habían sido marcados en sus zonas de reproducción desde Massachusetts hasta Florida por biólogos del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE. UU. Otros recuentos registraron grupos de especies mixtas de más de 20,000 playeros, cigüeñuelas y avocetas, incluidos el playero menor, el playero cigüeñuela y el zarapito trinador (las tres también especies en un punto de inflexión).

Los datos sólidos sobre aves playeras justificaron la creación del primer Sitio de Importancia Regional de la RHRAP en Honduras, designado en 2022 en el ecosistema de humedales de Punta Condega-El Jicarito en el este del Golfo de Fonseca. También se convirtió en el primer sitio declarado de la RHRAP que alberga un número significativo de alcaraván, , una especie de ave playera de gran tamaño que se extiende desde América Central hasta América del Sur.

“La declaración de sitio de importancia para el Sistema Punta Condega-El Jicarito es una oportunidad para que los actores locales lleven a cabo acciones concretas de manejo del hábitat para la conservación de las aves playeras”, dijo Morales, especialista en conservación de aves playeras de la RHRAP. “Ya hemos logrado que las granjas camaroneras de la zona se sumen a la crimson de monitoreo de aves”.

Toda la atención prestada al hábitat de las aves playeras alrededor de la Bahía de San Lorenzo ha elevado el perfil de los excursions de Sal Para La Conservación. Alrededor de 5,500 turistas y estudiantes han realizado los recorridos hasta la fecha, incluido el embajador de Estados Unidos en Honduras.

“Nos convertimos en un punto de encuentro para los observadores de aves”, contó Salazar, quien aseguró que los observadores de aves ayudaron a cambiar la opinión de su padre sobre las aves. Los excursions han generado hasta el 5% de los ingresos anuales de la salinera, lo que también ha contribuido a establecer un modelo para la producción de sal respetuosa con las aves en San Lorenzo. “Mi papá tiene una mentalidad diferente y participa en los recorridos, recibe a los huéspedes y les muestra la empresa que fundó su padre”.

En esencia, Salazar afirma que el espíritu de su proyecto es fomentar un sentido de pertenencia entre los productores de sal de San Lorenzo hacia la naturaleza circundante de la que dependen, así como hacia el oficio de su trabajo.

“Cuando permitimos que el productor sea parte de estas iniciativas y le mostramos el asombro y la curiosidad de muchos por su trabajo, estamos abriendo caminos importantes para sumar sectores productivos a la conservación del entorno pure del sur de Honduras”, afirmó.

Protección Oficial y un Papel Continuo para el Ecoturismo

En Marzo de 2023 el gobierno de Honduras ratificó oficialmente la declaración de sitio de la RHRAP del ecosistema de humedales Punta Condega-El Jicarito con el Decreto Legislativo 5-99-E, que clasificó el sitio bajo la categoría de Manejo de Hábitat.

Esta ratificación, sin embargo, genera incertidumbre en Salazar. Teme que, al igual que ocurrió con la designación de sitio Ramsar hace 25 años, el impacto actual de estas declaratorias oficiales en la conservación podría ser mínimo. La designación de Manejo de Hábitat no incluyó ningún plan de acción concreto para reforzar la gestión y la preservación del área.

Dados los bajos niveles de inversión estatal que el gobierno central puede poner en zonas bajo la designación de Manejo de Hábitat en el sur de Honduras, Salazar ve al turismo de observación de aves y a las salineras ambientalmente sostenibles como la mejor esperanza para asegurar el futuro de la Bahía de San Lorenzo como hábitat essential para decenas de miles de aves playeras. El año pasado, en una presentación del Programa de Soluciones Costeras en el Laboratorio de Ornitología de Cornell, habló sobre su visión de integrar la producción de sal y la conservación de aves playeras en el Golfo de Fonseca. La charla de Salazar impresionó profundamente a la administración del programa, que financia iniciativas interdisciplinarias en nueve países latinoamericanos a lo largo de la Ruta Migratoria del Pacífico, para implementar proyectos innovadores con base en ciencia que beneficien a las aves playeras y las comunidades humanas.

“Los proyectos de Soluciones Costeras deben ofrecer soluciones para implementar estrategias de conservación efectivas que se basen en la participación de diferentes disciplinas y sectores, especialmente comunidades locales y partes interesadas, y deben incluir mecanismos de gobernanza, como nuevas políticas públicas, para garantizar el éxito de estas iniciativas a largo plazo”, mencionó Osvel Hinojosa-Huerta, director de CSF. “El proyecto de Julia destacó al cubrir todos estos requisitos”. (Leer sobre el éxito de otro proyecto de salinas y aves playeras en Guatemala.)

Salazar fue seleccionada como becaria en 2023 para lanzar una iniciativa de conservación de aves playeras que promueve la emisión de licencias ambientales para granjas de sal, el desarrollo de fuentes de ingresos alternativas para los productores de sal y la celebración de la cultura de la producción de sal para posicionar a la Bahía de San Lorenzo como un destino turístico. Con su proyecto CSF, ahora trabaja con otros 78 productores de sal en la bahía (aproximadamente una cuarta parte son mujeres) para ayudarles a replicar el éxito de la salinera de su familia, y convertir el turismo de observación de aves en una fuente adicional y sostenible de ingresos.

Como lo hizo con su padre, el trabajo de Salazar con otros productores en la bahía comienza explicando que las aves playeras no son una amenaza para la calidad de la sal ni la producción de camarón. Por el contrario, son bioindicadores de la salud de los ecosistemas marino-costeros. También les enseña que las aves playeras normalmente no comen camarones, sino que prefieren pequeños gusanos, moluscos y crustáceos que viven bajo tierra. Y, debido a las migraciones hemisféricas de algunas especies de aves playeras, desde Alaska hasta Chile y Argentina, las aves actúan como vínculo entre ecosistemas distantes: su defecación no estropea la sal, sino que hace round nutrientes y hace que los ecosistemas sean más productivos.

Los residentes mencionan que los conocimientos brindados por Salazar ha abierto muchos ojos sobre el rico recurso pure de las aves playeras en la Bahía de San Lorenzo.

“Julia Salazar vino a enseñarnos la verdadera importancia de las aves migratorias en el medio ambiente”, cube Marcio Molina, productor de sal en la bahía desde 1982. “Creo que todo el sector salinero desconocía por completo la existencia de estas aves y ahora hemos comenzado a valorar lo que significa cuidarlas y apoyarlas cuando pasan por las fincas”, añadió.

“Después de que Julia nos trajo este conocimiento, comencé a detenerme y observar las aves, diferenciarlas y ver sus formas y colores”, comentó Delia Hernández, otra de las productoras de sal de San Lorenzo. “Eso me ha ayudado a entender que a veces realmente no valoramos lo que tenemos porque no sabemos nada de ello”.

En última instancia, Salazar ve la integración de las aves playeras en la producción de sal como una forma potencial de mejorar las certificaciones de los productos salinos, aumentando así los precios. Menciona que es una manera de incentivar a los productores de sal hacia la protección de los ecosistemas y alejarlos de la expansión de las granjas hacia áreas protegidas.

“Ampliar la tierra no siempre equivale a mayores ingresos”, dijo.

Mientras continúa reclutando a los productores de sal como aliados de la conservación, Salazar y otros socios de Sal Para La Conservación visten camisetas con un soldadito adornando sus pechos, un símbolo de la unión entre las aves playeras y toda la vida pure de la Bahía de San Lorenzo y el legado histórico y cultural de la producción artesanal de sal.

Hoy, Julia Salazar continúa sus recorridos por la salinera de su familia mientras observa a los soldaditos y revisa sus nidos.

“Después de tantos años, sigue siendo fascinante cada vez”, cube Julia. “Todavía se siente como una nueva aventura.

“Son como viejos amigos que te alegra ver de nuevo. No puedo imaginar la salinera sin ellos”.

Sobre el Autor

Jorge Rodríguez es un periodista científico independiente que vive en la Ciudad de Guatemala, Guatemala. Después de trabajar para los periódicos guatemaltecos Prensa Libre y Siglo Veintiuno, Rodríguez se convirtió en un periodista independiente especializado en historias sobre desarrollo sostenible, medio ambiente y pueblos indígenas. Sus escritos han sido publicados por Nationwide Geographic, Mongabay, The Every day Beast y la Purple de Periodismo de la Tierra. En 2015, fundó el sitio net de noticias Viatori, que se enfoca en el cambio climático, la ciencia, la sostenibilidad y los problemas de los pueblos indígenas en Guatemala y el resto de Centroamérica.

Sobre el Fotógrafo

Jesús Moo Yam es un fotógrafo de conservación independiente en Campeche, México, donde también dirige talleres de fotografía y observación de aves. Sus fotos han sido publicadas en la revista Birding de la American Birding Affiliation.

Sobre el Programa de Becarios para Soluciones Costeras

Mapa de la costa oeste de América Central y del Sur con puntos naranjas que indican la ubicación de los sitios de becas de Coastal Solutions, y los países etiquetados son: México, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Colombia, Ecuador, Perú, Chile.
Los sitios del proyecto del programa de Becarios para Soluciones Costeras. Mapa por Amaranta Delgado.

Desde el 2019, el programa de Becarios para Soluciones Costeras del Laboratorio de Ornitología de Cornell ha empoderado a 30 jóvenes investigadores, ingenieros, arquitectos y expertos en políticas públicas desde México hasta Chile, para trabajar de manera conjunta y desarrollar nuevos enfoques para la conservación de hábitats que ayuden a revertir la disminución de las aves playeras en el hemisferio occidental.

“Estamos reclutando a los mejores y más brillantes jóvenes latinoamericanos para pensar de manera diferente, trabajar en conjunto con las comunidades y lograr resultados significativos de conservación en sitio”, cube Osvel Hinojosa-Huerta, director del Programa de Soluciones Costeras.

Los proyectos de Soluciones Costeras integran la planificación del uso de suelo y las políticas públicas de conservación para trabajar con y junto a las comunidades para cambiar comportamientos y crear legislación para la conservación sostenible. En cinco años, el programa ha ayudado a proteger más de 115,000 hectáreas de hábitats de aves playeras a través de acuerdos de gestión, servidumbres de conservación, ordenanzas locales y regulaciones nacionales. En conjunto, estas victorias en la protección de hábitats han beneficiado directamente a las poblaciones de 28 especies prioritarias de aves playeras, incluyendo al Chorlo Nevado, el Zarapito de Pico Recto y el Zarapito Trinador. Aprende más en el Reporte de Impacto del Programa de Becarios para Soluciones Costeras.–Gustave Axelson

Continúe leyendo la historia principal.

Conozca más sobre el éxito de otro proyecto de salinas y aves playeras en Guatemala

Woman stands in the water at sunset with a large bird-spotting scope.
Varinia Sagastume encabeza un esfuerzo de Sal para las Aves Playeras en Guatemala.

A lo largo de la costa del Pacífico de Guatemala, la becaria de Soluciones Costeras del Laboratorio de Ornitología de Cornell, Varinia Sagastume, está implementando una estrategia related al proyecto de Julia Salazar en Honduras  –integrando el turismo de observación de aves en la producción de camarón y sal, generando un sentido de responsabilidad y conexión con la naturaleza entre las comunidades locales.

En 2021, el proyecto capacitó a 36 residentes de Sipacate, un pequeño pueblo costero que depende de la producción de sal, y los apoyó en la creación de un grupo de monitoreo de aves en las salinas. Quince mujeres de este grupo se convirtieron en guías turísticas certificadas por el gobierno guatemalteco, y también fueron capacitadas para contribuir con datos a los grupos de investigación biológica que estudian los ecosistemas marinos costeros de Guatemala.

El surgimiento de guías de turismo para la observación de aves en esta área económicamente desfavorecida creó un nuevo mercado laboral ambientalmente sostenible. En los últimos cuatro años, la observación de aves se ha convertido en una actividad muy well-liked, con aves playeras muy buscadas como el Playero Rabadilla Blanca y el Zarapito de Pico Recto, que hacen escalas a lo largo del Pacífico guatemalteco.

Brown and white bird with a long black bill strides on wet sand.
Western Sandpiper by Varinia Sagastume / Macaulay Library.

Al igual que la iniciativa de Sal Para La Conservación de Julia Salazar en Honduras, este proyecto está movilizando esfuerzos de conservación liderados localmente que enfatizan la importancia de las contribuciones de los ecosistemas a los medios de vida de las personas.

“Es importante que tomemos acciones para proteger estos sitios”, cube Sagastume, quien es especialista en conservación para la Fundación Defensores de la Naturaleza así como becaria de Soluciones Costeras. “Si no lo hacemos, no solo afecta a las aves y otros animales que viven en los estuarios, sino también a los sistemas económicos y sociales productivos que se desarrollan en y alrededor de estos ecosistemas”.

Continúe leyendo la historia principal.



Related Articles

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Latest Articles